La herencia que nos dejó Steve Jobs es de incalculable valor. No sólo consiguió que creyéramos en su tecnología y no encontrásemos un diseño igual, sino que también su trayectoria profesional ha sido toda una inspiración a seguir para cosechar triunfos empresariales.

Guy Kawasaki tuvo la suerte que formar parte de tu equipo y resume en 12 lecciones las clases que recibió durante todo este tiempo. Poder explicar de primera mano cómo fue trabajar codo con codo con Jobs es un gran regalo dado que hoy Guy puede compartir con nosotros el talento del creador de Apple. Unas instrucciones que demuestran porqué esta compañía marca la diferencia y alientan a las personas a emprender apostando por la autenticidad y los grandes valores.

book-92771_1280

1. Los expertos no tienen ni idea

No nos alarmemos. Con este concepto, Guy Kawasaki se está refiriendo a que el conjunto de profesionales que solemos considerar ‘grandes expertos’ en una materia concreta no son ‘creadores’ sino buenos ‘asesores’. Según su experiencia con Jobs, los periodistas, analistas, consultores, banqueros, gurús… se encargan de informarnos sobre lo que está bien o mal de un determinado producto, nos pueden aconsejar sobre cómo venderlo pero nunca lo venderán ellos mismos. Es decir, son un canal idóneo para escuchar críticas (buenas y malas) que perfeccionarán tu servicio pero nunca crearán algo que esté a su altura.

2. Los clientes no pueden decirte lo que necesitan

Ante un estudio de mercado, siempre obtendrás la misma respuesta: el cliente quiere el mejor producto, el más rápido y, a la vez, el más barato. No opinamos aspirando al cambio revolucionario que realmente nos iría bien, esto ocurre porque pensamos siempre arraigados en aquello que ya tenemos. Es una posición cómoda que ya ocurrió con la llegada de Macintosh ¡y mirar cuál fue su posterior éxito!. De modo que sorprende al cliente y él mismo verá como tu nuevo producto es lo que estaba esperando aunque no se diera cuenta.

3. Ir a la siguiente curva

No te conformes nunca con el servicio que ofreces, por muy excelente que sea. Ves siempre un paso más allá. Apple demostró este compromiso cuando introdujo la impresión laser. Esta lección te servirá a no confiarte demasiado y demostrar siempre querer ofrecer lo mejor a tu clientela, siendo un claro referente en el mercado.

4. Los mayores desafíos son los que funcionan mejor

Para Apple, competir con IBM y Microsoft era un gran reto. Y esta gran responsabilidad hizo que realmente la empresa tomara las riendas del mercado y pisase fuerte para ofrecer grandes resultados. Convierte el miedo en una meta muy satisfactoria donde llegar.

5. El diseño cuenta

Si algo caracterizaba a Steve era su perfeccionismo. Guy Kawasaki cuenta como volvía loco al equipo buscando siempre el mejor matiz para sus diseños. A la vista está el buen gusto de cada detalle de los productos Apple. El diseño sí importa, demuestra quién está detrás de toda su elaboración y la ilusión y tiempo que se le ha dedicado.

6. No puedes estar equivocado con gráficos y fuentes muy grandes

Es difícil copiar el estilo de Steve porque siempre ha sabido jugar muy bien con los gráficos y tipografía. El tamaño del contenido que mostraba en sus slides ha oscilado de 60 puntos con gráficos incorporados a 8 puntos y sin gráficos. Siempre se reinventaba y sorprendía de nuevo con cada aparición.

7. Cambiar de opinión es un signo de inteligencia

Con la llegada de iPhone todavía no se hablaba de las aplicaciones y no por ello la empresa dejó de investigar. Gracias a Safari Web Apps la compañía cambió de mentalidad y en un corto periodo de tiempo aprendió todo lo que debía para poner su servicio en primer línea del mercado.

8. “Valor” es diferente que “precio”

Guy Kawasaki nos recuerda que el precio no es lo único que importa. Para muchos de nosotros lo que nos moviliza es el valor que le damos a nuestros bienes. La formación, el apoyo y la alegría intrínseca de utilizar un determinado producto es ese valor, algo que no se compra con dinero.

9. De nuevo, la importancia de un equipo ‘ Perfil A’

Una dirección de una empresa con un claro perfil A debe contratar la misma clase de personas, que sean igual de buenos como ellos. Apple se caracteriza por ser una gran familia cuyos integrantes tienen unas capacidades profesionales muy por encima de la media. Pero ante todo, son excelentes personas que saben admirar sus compañeros y valoran un buen ambiente de trabajo. Si en una misma compañía no convive esta clase de personas nacen las rivalidades y el rumbo de productividad se ve afectada negativamente.

10. La importancia de demostraciones reales por parte de CEO

Steve Jobs nos tenía acostumbrados a hacer demostraciones en directo frente a millones de personas de iPod, iPad, iPhone o Mac. De este modo, podíamos percibir que detrás de cada producto hay un esfuerzo de un equipo humano y él formaba parte de éste. Sólo de este modo, explicando cómo funciona, podemos ver a un auténtico experto en materia y creador de la esencia Apple. Una auténtica garantía de la calidad de producto.

11. Navegación real de CEO

Lo más importante del rumbo de Apple es haber tenido siempre un objetivo: conducir su trayectoria hacia la dominación mundial de los mercados existentes o la creación de nuevos mercados. Apple es una empresa de ingeniería centrada, no una investigación centrada en una única ingeniería.

12. Único + Valioso = Tener un mercado

Establece un parámetro que te ayude a calcular cuánto se diferencia tu producto de la competencia y el valor que tienes. Si realmente has conseguido elaborar una oferta única y además cargada de valor acabas de abrir un nuevo mercado, por lo que las probabilidades de éxito son muy altas. El ejemplo más claro lo tenéis con iPod: era la única manera de bajarse música legalmente y de forma fácil sin ser caro de las 6 sellos discográficos más grandes del mundo.

If you Like it, Share it! :)Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedIn